¿Qué te diferencia?

Existen muchas empresas en el mercado dedicadas a un mismo sector de actividad, por lo que es muy probable que una de ellas obtenga mayores beneficios o volumen de ventas por encima de las demás, a pesar de poseer las mismas infraestructuras, tecnologías, plantilla y productos a la venta. Esto suele ocurrir porque el empresario ha sido capaz de identificar aquellos factores o puntos que le hacen diferente de los demás consiguiendo obtener no sólo clientes en el establecimiento, sino nuevos clientes o clientes potenciales que han conocido los productos a través de publicidad y presencia en las redes sociales.

Por tanto, no se trata de abrir un negocio y esperar a que los clientes entren al establecimiento, sino que hay que darlo a conocer usando las nuevas tecnologías y la presencia en las principales redes de los social media. Es por ello que vamos a describir en varios puntos algunos de los errores más frecuentes:

1. No creer en tu propio negocio

Si no eres consciente del éxito que puede generar tu negocio posiblemente no obtengas ningunos beneficios, pues no serás capaz de ver qué recursos pueden sacarle el máximo partido a tus ventas.

Mira lo que tienes y haz publicidad de lo que mejor apariencia pueda dar de sí.

2. No seguir un plan de negocio

Un empresario suele iniciar su proyecto con muchas ganas, improvisando mientras los resultados sean favorables, por lo que la apertura o inicio de la actividad suele comenzar sin un plan concreto de negocio que permita establecer una serie de decisiones para optimizar las ventas. El escritor Alan Lakein dijo: “no planificar es planificar fracaso”. Por tanto, hacer un plan no nos va a garantizar grandes resultados pero sí responder a preguntas que nos ayuden a aclarar ideas, crear estabilidad y tomar mejores decisiones.

3. La prioridad del negocio es mi producto

La prioridad de tu negocio siempre es el cliente, porque es la persona que va a comprar y consumir tus productos y la que decidirá volver o no. Por tanto, si te centras en tus clientes te centrarás en emplear más tiempo en el marketing y las ventas.

4. Seguir a la manada

¿Quieres ser uno más del rebaño?

Si no eres capaz de ser diferente a los demás tus clientes tampoco sabrán diferenciarte de la competencia y si eres igual que los demás te compararan por precios. Obtener un buen precio es muy difícil ya que tendrás que luchar contra los márgenes por lo que será más efectivo hacer algo diferente a los demás.

5. No cuidar las relaciones personales

En las grandes empresas suelen olvidar cuidar su relación con el cliente, sobre todo en el servicio postventa. Por tanto, ser una pyme tiene ya una gran ventaja, pues los clientes podrán devolver o cambiar un artículo de forma personal, sin grandes esperas y con resultados satisfactorios 100% la mayoría de las veces.

Podríamos citar algunos errores más, pero es cuestión de analizar la actividad a la que se dedica tu negocio. Es importante, que seas tú mismo el que analice el tipo de negocio que tiene y hacia donde lo quiere orientar.

Para ello te ponemos a disposición nuestro servicio integrado por los mejores profesionales del mercado y a un precio muy exclusivo.

Póngase en contacto con nosotros y le atenderemos personalmente. Mucha suerte y recuerde….BUSCA LA DIFERENCIA!!Imagen

Además pulsa aquí si quieres saber cuáles pueden ser tus beneficios económicos en las redes sociales.